•                 

  • ¿Cómo será el primer Censo en línea y quien garantiza la confidencialidad?

    • Share:
    January 15, 2020
    Source: La Vanguardia Hoy.

    Con respecto al Censo de 2020 que comienza sus preparativos en el Estado de Ohio y, principalmente, sus jornadas de concientización para las poblaciones hispanas de la región, publicamos un artículo compartido por Ethnic Media Services.

    El artículo responde a dos preguntas fundamentales en relación con las particularidades del Censo de esta década. Como hemos mencionado antes, la población hispana está invitada a participar de manera sistemática. Todos debemos ser contados.

    Pregunta: ¿Quieres decir que este Censo será digital y tendremos que poner nuestra información en línea? ¿Cómo va a funcionar esto? ¿Qué pasará con las personas que no tienen acceso a un teléfono o computadora?

    1. El censo será en línea, pero no exclusivamente. Si, tal y como hacemos con casi cualquier otra transacción hoy en día, el Censo de 2020 se realizará principalmente en línea. Esta será la primera vez que eso ocurre en los 117 años de existencia del Censo de población que se conduce cada diez años en los Estados Unidos.

    2. Antes, las cosas eran así: históricamente, el Censo se ha llevado a cabo por medio de formularios impresos que son enviados a los hogares. De no devolverse dicho formulario, entonces se enviaba a un empleado del Censo a realizar el sondeo en persona.

    3. Elegir como participar. El Censo de 2020 se realziará utilizando varias plataformas. En esta ocasión, será diferente, explicó Patricia Ramos, una portavoz de la Oficina del Censo. “Responder al Censo 2020 será fácil para todos. Por primera vez, usted podrá escoger si responde en línea y también puede optar por hacerlo por teléfono, por correo o a un funcionario del Censo que llegue a su casa.

    4. Recibirás una invitación a llenarlo en línea: Esperanza Guevara, directora de programas del Censo para la Coalición de Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) explicó que a partir del 12 de Marzo, la Oficina del Censo enviará tarjetas al 80% de los hogares para invitarlos a llenar unas diez preguntas en línea utilizando un número identificador especial. Otro 20% recibirá cartas similares y un cuestionario en papel (impreso)

    5. Usted tendrá más de una oportunidad de participar. “La invitación también incluirán información sobre la opción de hacerlo en papel o por teléfono”, apuntó Guevara “Luego enviarán cuatro recordatorios más hasta finales de abril”. Todos los hogares que no responsan para mediados de abril, recibirán una forma impresa en el cuarto envío. El quinto envío será una tarjeta que recuerda que “aún no es tarde” y que se enviará a los que no hayan respondido. Si aún no hay respuesta, los llegarán los funcionarios en persona a tomar el sondeo”.

    6. Computadoras en la comunidad: Guevara indicó que su organización, CHIRLA, es uno de los mensajeros “confiables” que está trabajando para responder a las preguntas de la comunidad e informarles de la importancia de llenar el Censo. Entre otras cosas, CHIRLA proporcionará computadoras en sus oficinas y tocará puertas para recordar a la comunidad que es importante el participar.

    Se espera que las Bibliotecas Públicas con computadoras también se conviertan en un lugar favorito de quienes no tienen fácil acceso al internet.

    8. La importancia de participar es la clave: “Queremos recordarles que el Censo toma poco tiempo de responder, pero significa mucho para nuestras comunidades”, dijo la activista. “Sus resultados ayudan a traer recursos a sus hogares y aseguran que nuestros valores están representados en el gobierno”.

    Pregunta: ¿Cómo puedo estar seguro de que mi información se mantendrá confidencial o que no será usada en mi contra por el gobierno?

    Según un sondeo del Public Policy Institute de California, al 63% de los californianos le preocupa la confidencialidad de los datos que entregue al gobierno en el Censo. Este sentir se acentúa en comunidades como los latinos (74%) y los afroamericanos (74%).

    Un nivel de desconfianza tiene que ver con la posibilidad de confiar en este gobierno a la hora de hacer buen uso de la información de la ciudadanía.

    La confianza en el manejo de los datos está garantizada por la ley, señalaron portavoces del Censo.

    “La ley es clara: no se puede compartir ninguna información personal”, explicó un email enviado en respuesta a nuestras preguntas por Patricia Ramos, portavoz regional del Censo.

    “Bajo el Título 13 del Código de los Estados Unidos, la Oficina del Censo no puede revelar ninguna información identificable sobre individuos, hogares o negocios, ni siquiera a las agencias del orden público. Todos los empleados de la Oficina del Censo juran proteger su información. Hemos jurado de por vida proteger la confidencialidad de sus datos. Podríamos ir a la cárcel o ser multados con hasta $250,000 si violamos ese juramento”, agregó la funcionaria.